Consiste en mejorar la forma de la Nariz resolviendo principalmente problemas estéticos como la ‘giba’ del dorso, desviaciones y malformaciones congénitas o por traumatismos.

La Septoplastia es un procedimiento diferente que corrige la desviación del Septum o Tabique Nasal y causa problemas funcionales. Sin embargo, es frecuente realizarla junto con la Rinoplastia.

Es, a mi juicio, el procedimiento quirúrgico más bello de todos los realizados en cirugía plástica, ya que requiere de la integración de varios elementos: El primero, un profundo conocimiento de la anatomía que permite una integración perfecta tanto de la parte estética como de la funcional. El segundo, dado que cada cara es diferente, requiere de la habilidad quirúrgica para producir resultados naturales. Una bella rinoplastia no es sólo el resultado individual de la nariz sino en cómo se integra a la cara del paciente.

Los resultados empiezan a verse desde el momento mismo de la cirugía, pero el tiempo de desinflamación promedio es entre 3 y 6 meses. En mi experiencia, realizo el 95% de las cirugías por vía cerrada, es decir, sin generar ningún tipo de cicatriz visible.

Una misma cirugía no le sirve a todas las personas

VER CASOS