En los procedimientos modernos de lipoescultura utilizamos principalmente el láser, un elemento maravilloso que permite, en primer lugar, la lipólisis, un término bien conocido que significa ‘derretir’ la grasa.

El segundo gran beneficio del láser es la foto-coagulación, es decir, va coagulando y cerrando los vasos sanguíneos disminuyendo el sangrado y el seroma y por lo tanto el tiempo de recuperación. Grandes beneficios sobre las tecnologías tradicionales de ultrasonido.

La cirugía estética no es una moda

VER CASOS